Entre el cielo y la tierra

Publisher: 
Place: 
Madrid
Year: 
2011


Publisher: Editorial Salamandra.



The novel Himnaríki og helvíti (Heaven and Hell) translated to Spanish by Enrique Bernardez.



From the book:



Los hombres de Guðmundur salen con rapidez. Ponen boca arriba la barca, que es casi un metro más larga que la de Pétur, la cargan, no olvidan hacer la señal de la cruz a cada uno de sus movimientos. Llevan veinte años remando juntos, empezaron jóvenes en la pesca del tiburón, en los años en que no existían leyes que regularan su actividad y podían salir al mar cuando les convenía, muchas veces en la negrura de los días más cortos del invierno, cuando la oscuridad es tan densa que con un cuchillo puedes grabar tus iniciales en ella y la noche conserva tu nombre hasta la mañana. A veces pasaban horas esperando al tiburón, con un frío gélido, en alta mar, y era como si la noche no fuera a acabar nunca y el este estuviera preñado de oscuridad. El tiburón siempre está hambriento y se traga cualquier cosa, en una ocasión los hombres de Guðmundur encontraron un perro en el estómago del escualo, se lo había tragado el día anterior en un fiordo a cincuenta kilómetros de distancia, el perro iba nadando al encuentro de la barca de su amo, feliz, con la lengua fuera, y de pronto aulló y desapareció; sí, ésos son los riesgos de saber nadar.



Andrea limpia el suelo de la buhardilla, piensa en los seis hombres que navegan en su cáscara de nuez, lejos en el mar, piensa en el momento que comparió ayer con Pétur en el rincón, y de pronto siente tal tristeza que se levanta, bebe un sorbito de café, va de puntillas hasta la cama de los muchachos, suspira y acaricia sin querer el grueso libro que Bárður estaba leyendo. Lee el título en voz alta, lo abre y ve la carta que Bárður guarda en el interior del libro, quizá para marcar la página. Es para Sigríður, tres páginas escritas con letra apretada. Andrea lee las primeras líneas, ardientes de pasión, pero se avergüenza un poco, lo suficiente para dejar de leer. Cierra el libro, mira a un lado y ve el chaquetón de Bárður. Y es como si algo frío la tocara.



(48-49)